El Mutismo de los Objetos

Así se llama este proyecto que tuvo su germen en una tarde de octubre, donde nos comunicaron a Yimi Hallums y a un servidor que la empresa que en esa fecha nos empleaba, iba a dejar de hacerlo en las próximas semanas. Parece uno de esos comienzos que luego se quedan en agua de borrajas, pero fue tal cual lo cuento. En ese momento, decidimos hacer algo provechoso juntos, y después de descartar el robo de un banco decidimos que él con sus ilustraciones y yo con mi prosa, podíamos hacer una especie de cuento gótico con ilustraciones. De ese modo nació El Mutismo de los Objetos.

El nombre del cuento me vino de rebote, buscando una cosa para otro proyecto, topé con un texto que hablaba sobre el poeta Francis Ponge. Éste hacia referencia a la capacidad del poeta, de hacer de mediador entre el universo de los objetos y el universo de la palabra. Entonces fue cuando supe que quería llamar así a la historia, y que la cuestión principal fuera, que el niño protagonista descubriese que podía hablar con algunos de los objetos que se irá encontrando a lo largo del tiempo en su vida.

Ahora, mucho tiempo después de plantar el germén de la historia, os muestro desde aquí el material con el  contamos a día de hoy, y que espero sea el comienzo de un libro digno de verse publicado a no mucho tardar. Son 18 páginas con 4 ilustraciones que se pueden ver en la aplicación Scribd que os dejo debajo de la parrafada. Os recomiendo leerlo a pantalla completa porque sino no se entiende un carajo. De esta manera sabremos si os gusta o no, mayormente porque por mucho que se adorne y se le de vueltas, eso es lo uníco que cuenta al final.