18 enero 2010

ABSURDO

Eso es lo que pensé el sábado tras una peculiar charla con la dependienta de la Casa del Libro que abrieron hace poco en Málaga. Y es que llegué con la intención de encargar un ejemplar de Lawless Island I dando por sentado que no lo iban a tener allí, al menos lo que es a la vista. Tras un vistazo rápido a los estantes no lo llegué a ver, así que me fui con el nombre del libro escrito tras el ticket del autobús - y es que la mayoría de las veces al principio tenía que deletrear el título así que ya lo que hago es escribirlo - que me había llevado a la Alameda.

Y entonces viene el despropósito, ya que la susodicha en cuestión me comenta que solo lo tienen en Gran Vía y que aunque lo pida no va a llegar. Me quedé unos segundos pensando en la respuesta que me había dado y le dije con cierta ironía si entonces para comprar un ejemplar en la Casa del Libro tendría que ir hasta Madrid, a lo cual me respondió que sí. Dos cuestiones me asaltan: la primera que si en la web de Casa del Libro se anuncia la disponibilidad de Lawless Island I, no entiendo porque no se puede pedir desde la tienda de Málaga a la de Gran Vía. Y la segunda que si la organización interna es tan peculiar, tampoco me alcanzan las entendederas para comprender porque no se podría pedir directamente a la distribuidora como lo hacen otras librerías de Málaga.

Conclusión: lo que tenía que comprar en esa librería en concreto ya lo he comprado, vamos, que le he puesto la cruz y no se la quito aunque prospere la queja que les he mandado a través del buzón se sugerencias que hay en su web. Ya os contaré si me responden...

7 comentarios:

miguelgeo2 dijo...

Menuda tontería. No se por qué pero no me suena a verdad lo que te dijo la dependienta. Lo que más me jode es que a uno lo tomen por tonto, y aunque descubras que te la están colando y se lo digas, éllos, que han sido descubiertos, siguen con su cuento hasta el final y no rectifican.
Conclusión, con una queja leída por la persona adecuada se arregla.
Y si no es así, es que son unos inútiles.

ROBERTO dijo...

Cierto, eso es lo que más rabia me da, que encima te pongan cara de "esto que te digo es de lo más normal", pero vaya que más pierden ellos, que si es por mi parte se van a comer los mocos, será por librerías...

Jordi Bravo dijo...

Absurdo y demencial la verdad. Hay gente que no merece el trabajo por el que le pagan. Yo aún tengo que ir a la casa del libro que hay aquí en BCN y ya te contaré a ver si me obligan a quemarles el garito.
Y gracias Roberto por el enlace. Cojonudo artículo sobre IPC. La Zarpa volverá a reinar!!! Arrodillaos!!!!

ROBERTO dijo...

Si te ponen pegas me avisas Jordi, y ya arreglamos como te lo hago llegar (dedicado claro), pero piensa que te pueden soltar la misma milonga y así no te pilla de sopetón...
Jajaja, sabía que te iba a gustar el enlace...
¡Un saludo fuerte artista!

ROBERTO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Braña dijo...

Otra muestra del maltrato que sufrimos los autores en este país. Si no es suficiente con las distribuidoras (que esas sí se las trae), encima algunos libreros son tan poco profesionales como el que citas. En fin, hay que armarse de paciencia y seguir "palante". Saludos

ROBERTO dijo...

Correcto David, entre unos (distribuidores) y otros (algunos libreros) se cagan en el curro de los autores, pero yo lo tengo claro, donde me traten bien allí hago mis compras, y donde me toquen los cojones alguna vez, mi dinero (poco o mucho) no lo huelen ni de lejos, y la publicidad negativa que les doy a quién me escuche por descontado...
¡Un saludo!