26 noviembre 2013

HABLANDO CON DAVID BRAÑA Y ABEL CICERO

Desde junio no me prodigaba con una entrevista a compañeros que publican en el medio comiquero, y qué mejor que volver con una charla esta vez a dos bandas, con los amigos David Braña (que abre la veda de guionistas entrevistados) y Abel Cicero, recientes y orgullosos padres de Mercury (Ediciones Babylon), una obra que hay que tener sí o sí en vuestras estanterías porque seguro que os sorprende a más de uno si le dais una oportunidad. Además de la actualidad en ese aspecto, hemos aprovechado para hablar de otros proyectos en los que están inmersos y de lo que puede depararles el futuro como guionista y dibujante respectivamente, que en vista del presente seguro que es halagüeño como poco.

Roberto Corroto: Bueno chicos, ¿cómo surgió la idea de colaborar juntos para hacer Mercury?

Abel Cicero: David me paso unas páginas de guión. Él (creo) tenía la referencia de mi trabajo en proyectos con otros guionistas que conocía, entre ellos, un tal Roberto Corroto.. Supongo que vio que mi estilo le podría venir bien a su historia y me propuso la idea... pero eso debería explicarlo él.

David Braña: Conocía el trabajo de Abel por su página web y sus colaboraciones con gente conocida (como tú, Roberto). Me gustó su trabajo y empecé a idear un proyecto que pudiese encajar con su estilo para moverlo por distintas editoriales. Abel aceptó, realizamos las primeras páginas, diseños e ilustraciones y presentamos el proyecto. 

Mercury en acción

Para leer el resto de la entrevista solo hay que hacer clic en Más información aquí abajo.

RC: David, ¿qué es lo que más te llamó la atención del estilo de Abel?, la verdad es que tengo que confesaros que a mí me chocó mucho cuando me mando las muestras en 2007 que no publicará por aquel entonces con ninguna editorial, porque tiene una virtud que lo destaca por encima de otros autores que empiezan, y es que le da la importancia debida a los fondos. Los trabaja con un detalle encomiable... no sé que pensarás tú.

DB: Pues estoy de acuerdo contigo, Roberto. En aquella época a Abel aún le faltaba madurar su estilo, pero lo que más me atrajo eran sus acabados y sus fondos. Además me pareció que se "movía" muy bien en escenarios urbanos y eso lo tuve en cuenta a la hora de diseñar un proyecto para llevar a cabo con él. En Mercury creo que Abel se ha sentido bastante cómodo pudiendo "jugar" con los escenarios y con los personajes, punto fuerte en el aspecto visual de la obra. Además de madurar su estilo y conseguir asentarse como un autor a tener muy en cuenta. 

RC: Voy a aprovechar que os tengo a los dos aquí para que contéis a todo el mundo cual ha sido el sistema de trabajo que habéis llevado para terminar Mercury. Pienso que es algo muy interesante que muchas veces se pasa por alto dando por hecho que todo el mundo lo ha de saber. Cada cual que cuente la parte que le compete si queréis...

AC: En mi caso, el proceso de trabajo se divide en dos fases. En la primera lo que hago es, básicamente, todo el cómic a lápiz. No es un lápiz definitivo ni muy acabado. Es, más bien, la página abocetada pero en la que ya veo claro cómo va a ser el cómic final. Esta fase también me sirve para discutir con David y con la editora las páginas, su composición, algunos aspectos del dibujo, el ritmo, etc... En definitiva, ponernos de acuerdo para conseguir la mejor versión del cómic que estamos haciendo. En la segunda fase, entinto. Como decía, el lápiz no es muy acabado, así que uso la fase de entintado para "dibujar de verdad" el cómic, es decir, a la vez que entinto las páginas, las perfecciono. No me limito a "limpiar" el lápiz, cuando entinto sigo dibujando hasta que defino completamente la página. Hasta el punto en el que, a veces, no se parece en nada el lápiz inicial con el acabado final. De hecho y a pesar de haber discutido las páginas abocetadas con David y Laura (editora de Ediciones Babylon) me doy el margen para seguir cambiando cosas en el entintado si realmente creo que es necesario. En este sentido, David y Laura han sido muy generosos y muy respetuosos con mi proceso creativo. Hemos discutido todas las páginas, sí, pero el margen de movimiento que me han dado ha sido muy amplio y eso me ha permitido hacer el trabajo con mucha comodidad.

DB: Bueno, mi sistema de trabajo puede variar un poquito dependiendo del proyecto y/o el dibujante con el que colabore en ese momento. A veces creo un proyecto sin tener un dibujante específico para él y luego miro de encontrar uno que se adapte al estilo que requiere dicho proyecto. Otras veces, como es el caso de Mercury y como comenté antes, me baso en el estilo del dibujante para desarrollar una idea. Una vez sé lo que quiero escribir, hago una breve sinopsis, no la "oficial" que luego habrá que incluir en el dossier de presentación, sino una más informal para el dibujante, los diseños de los personajes principales y el guion de las primeras 5 ó 6 páginas. Si al dibujante le gusta, se pone a ello y, una vez terminado, pasamos a enviar el dossier a editoriales que, por su línea de edición, creemos que pueden interesarse por el proyecto. Una vez conseguida editorial (cosa nada fácil, no os vayáis a pensar), el siguiente paso es escribir el guion en su totalidad y pasárselo tanto al dibujante como al editor para que le den el visto bueno. En este caso no hubo problema, ya que a ambos les gustó y debo decir que apenas hubo revisión del mismo. A partir de ahí, le tocó a Abel seguir con las páginas, las cuales íbamos comentando a medida que las producía. Yo soy un guionista que permite bastante libertad creativa al dibujante con el que trabajo, ya que entiendo que él no trabaja para mí, sino conmigo, y que la obra debe ser parte de ambos. Si hay algo concreto en la historia que debe saber y a la que debe ceñirse para que "funcione" como es debido, por supuesto se lo comento, pero normalmente el dibujante (Abel en este caso) realiza el lápiz o plot de la página y, si hay consenso con ella, luego se termina con el acabo final. Laura está bastante "encima" en este aspecto y ha sido de gran ayuda, hemos formado un buen equipo y eso se nota en el acabado final.

¿Quién será ese tipo de la perilla?

RC:  Abel, no sé si estaré equivocado o no, pero si lo estoy me corriges. Al leer Mercury algunas veces me venía a la cabeza Anibal Gris, cómic de la extinta Línea Laberinto que dibujó en sus comienzos el enorme Jesús Merino con un aire a lo Travis Charest que estaba genial. Al margen de la similitud en cuanto al género sci-fi noir de ambas historias, tu estilo me ha recordado a veces al Merino de entonces. No sé si él o Charest son algunas de tus influencias e independientemente que sea así o no, ¿qué otras "musas" piensas que tienes a la hora de plasmar la historia en papel?

AC: La verdad es que no he trabajado con ninguna referencia concreta en la cabeza. Sencillamente he interpretado la historia de David "a pelo" sin pensar en nada más que en cómo transformar en imágenes su excelente guión. Todo mi trabajo ha sido intentar plasmar en el papel las imágenes mentales que iba generando su historia, intentando ceñirme a ellas, con toda la fidelidad de la que he sido capaz. Lo único que sí tenía en la cabeza (y se trata de una referencia cinematográfica) eran los personajes de Rick Deckard y Roy Batty en Blade Runner, para darle forma, de una manera muy superficial, al aspecto físico de Mercury (que sería una mezcla de los dos). No tengo grandes referentes en cuanto a dibujantes. Es decir, admiro a muchos y por supuesto, como cualquier dibujante, es evidente que mi dibujo está impregnado por muchos de ellos pero me resulta complicado destacar a ninguno porque la verdad es que ha medida que he ido desarrollándome cómo dibujante he bebido de muchas fuentes y de ninguna en particular. Cuando observo el trabajo de los artistas que admiro, más que copiar su estilo, me fijo en pequeños detalles. Para mi, dibujar es ir solucionando pequeños problemas, superar pequeños retos constantes que el mismo dibujo te plantea. Cómo superan otros dibujantes esos pequeños retos, que soluciones encuentran, qué recursos tienen... eso ahí donde centro mi atención. Engullo esos detalles con avidez, los metabolizo y se filtran a través de mi muñeca, con resultados no siempre satisfactorios, debo admitir. Después uno también va encontrando sus propios "trucos" y, esa amalgama entre tus soluciones y las que tomas prestadas, adaptándolas a tu capacidad dibujística, cuaja en algo que se podría llamar "estilo propio". Es evidente que los dibujantes que has nombrado, tanto Merino como Charest, son referentes para cualquiera. Su trabajo es espectacular e inspirador. Al igual que el de muchos otros. Desde los Alan Davis, John Byrne, George Pérez, Frank Miller, Neal Adams, Buscema (John y Sal), Mike Zeck, y muchos otros... que admiraba en mi infancia, pasando por un infinidad de autores actuales e ilustradores (no necesariamente relacionados con el mundo del cómic) que me desencajan la mandíbula con facilidad. Pero, como decía, más que centrarme exclusivamente en alguno, cojo pequeñas cosas concretas de muchos y a menudo, ni siquiera lo hago conscientemente.

Página de Anibal Gris a la que hago referencia

RC: Una cuestión para ambos que seguro que los lectores de Mercury se habrán hecho al acabar de leer la historia... ¿hay posibilidad de un segundo tomo continuando la trama?

DB: Ahora mismo no podemos decir nada concreto sobre eso. Dependerá de muchos factores, sobre todo de las ventas. La editorial lo vende como tomo único y esa es la mentalidad que a día de hoy tenemos (creo que Abel coincidirá conmigo). A modo personal, me encantaría seguir contando historias de Mercury, pues es un personaje con el que me siento muy cómodo y pienso que tiene un gran potencial. Si surge la oportunidad, sea con la misma editorial o con otra, se valorará, al menos por mi parte. Así que no me queda más remedio que contestar con un horrendo "nunca se sabe"...

AC: No puedo añadir mucho más a lo que ha comentado David. En principio, es tomo único. 

RC: Vamos con los proyectos futuros en los que estáis inmersos o que ya están a punto de ver la luz... los que se puedan contar, claro. 

DB: Para el año que viene deberían aparecer 4 nuevos cómics míos: Los ocultos, Evil War, Los mundos de Akalanna y la segunda parte de DOS, publicado por la Editorial Drakul al igual que la primera. Este último queremos que esté a la venta en abril, antes del Salón del Cómic de Barcelona o, como muy tarde, coincidiendo con la fecha de dicho evento. Sobre los otros proyectos, no puedo desvelar mucho por el momento, todo dependerá del ritmo de producción que tengan los dibujantes, pues los guiones están todos listos. También preparo algún proyecto nuevo que espero encuentren alguna editorial interesada, pero eso ya es adelantar demasiado los acontecimientos. Al margen de esto, sigo con la revista El arca de las historietas, coordinando un par de antologías que espero lleguen a buen puerto, colaborando casi de forma fija con la revista Cthulhu y alguna cosita más que ya se irá desvelando a lo largo de 2014. Vamos, que no me aburro...

AC: Yo, a diferencia de David, no tengo tantos temas en perspectiva. Algunos proyectos hay pero están aún en una fase tan embrionaria que no hay mucho que decir al respecto. 

Dibujo de A. Montoro y color de Á. Segura para la secuela de DOS
Dibujo y color de Juanma Aguilera para Los Ocultos
Dibujo de César Herce para Los Mundos de Akalanna

RC: Al margen de que haya suerte y se pueda dar continuidad a Mercury, ¿os habéis planteado seguir colaborando en otros proyectos?

DB: Yo no descarto nada, me encantaría volver a trabajar con Abel (si él me soporta). Pero creo que, a corto plazo, no va a a ser posible porque cada uno tiene sus propios proyectos personales.

AC: Estoy de acuerdo con él: a corto plazo no va a poder ser pero por supuesto que estoy abierto a trabajar con él cuando sea posible. A pesar de lo que él diga, me ha permitido hacer mi trabajo con un gran margen de autonomía. Más allá de hacer su parte de manera brillante, armando una historia y unos personajes que me ha encantado dibujar, me ha acompañado durante todo el trayecto, página a página, aportando su visión y aguantando (él sí que me ha aguantado a mí) mis altibajos creativos. A ver si de esa efervescencia creativa que caracteriza a David, en la que (hay rumores al respecto) es capaz de producir una media de dos guiones por segundo, sale un guión en el que podemos colaborar en un futuro.

RC: Doy fe de la legendaria productividad de David, es más, llevo años intentando sonsacarle el secreto para copiarlo... ¡pero no hay manera! Casi para acabar, quiero preguntaros a cada uno por la posibilidad de ver vuestros nombres asociados a proyectos dentro de editoriales muy potentes. En el caso de David recuerdo que estabas trabajando en una historia llamada Mil Lobos (tiro de memoria y espero no equivocarme) que pintaba enorme, digna de verse en un álbum de Dargaud por poner un ejemplo conocido. En el caso de Abel hace no mucho sé que mandaste unas páginas de muestra a DC Cómics y que ha habido contactos con algún "ojeador".

Página de muestra de Abel para DC

AC: Yo tuve entrevistas en los dos últimos salones de Barcelona, con C.B.Cebulski (las dos ocasiones) y Daniel Ketchum para Marvel o Bob Harras, Bobbie Chase y Hank Kanalz para DC. Todos son muy amables, suelen decirte en que te ven bien y también que aspectos a mejorar ven en tu trabajo. Les he ido enviando muestras y también he sondeado un representante para ver que tal... Así que sí, he ido probando cosas en ese sentido y como digo, han sido muy cordiales. Además, siempre anima ver que se interesan por ti gente de ese calibre pero de ahí a que haya posibilidades de trabajar con ellos van "dos universos" enteros. De momento, me limitaré a seguir trabajando con la intención de mejorar como dibujante para poder ser capaz de hacer cómics cada vez mejores. Si en un futuro eso pasa con colaborar con grandes editoriales estaré encantado, por supuesto pero, de momento, lo que venga lo abordaré con toda la ilusión del mundo. Tanto si es una editorial grande como si es una más modesta. El asunto es ver mi trabajo y tener la sensación de que he puesto en el papel lo mejor que tengo.

DB: Tengo como objetivo marcado para el año que viene poner todo mi esfuerzo para publicar en Francia. El mercado franco-belga para un guionista es muy apetecible, tanto por la calidad de las obras que publican, como por el hecho de que publicar allí es más "alcanzable" que en USA, donde son mucho más herméticos con los guionistas. En USA es muy difícil "colar" un proyecto nuevo, conjunto con un dibujante. El cómic de "autor" está menos buscado allí, y los guionistas suelen ser de la tierra, es muy complicado que un guionista de fuera consiga vender un proyecto propio. Eso sí, también debo admitir que estoy preparando algo para ese mercado, que a cabezota no me gana nadie. Pero lo dicho: me interesa especialmente el mercado franco-belga. En el caso que mencionabas de Mil lobos, precisamente será uno de los que presentemos antes, la idea es hacerlo en el próximo Angoulême por parte del dibujante, que yo no podré ir (para variar). La página que tú recuerdas ver, Roberto, era obra de Ricardo Gázquez, pero finalmente abandonó el proyecto. Ahora está en manos de otro gran dibujante como es Ernest Sala. Tengo muchas esperanzas e ilusiones puestas en este proyecto, pero soy consciente de lo difícil que es la meta. Pero no es el único que preparo para ese mercado, espero ir con alguno más al próximo Salón del Cómic de Barcelona.

RC: Y por último y como viene siendo habitual me gustaría que mandaseis un consejo a los que tengan rondando en la mollera lo de meterse de lleno en el mundo del cómic. Además me gusta mucho, porque teniendo a David aquí también podemos llegar a los potenciales guionistas por primera vez en la sección esta de las entrevistas.

DB: Hombre, si quieren ganarse la vida de verdad, yo les diría que se dediquen a otra cosa. Pero si aún así hay algún cabezota como yo, que se empeña en ser guionista, la palabra mágica para los que quieran dedicarse a esta tarea es "constancia". No hay que perder nunca la ilusión aunque tus primeros intentos sean fallidos. Aunque las editoriales ni siquiera contesten en muchos casos o lo hagan con un escueto "no nos interesa". Ningún editor posee la verdad absoluta y, mientras mantengas tu ilusión y tu fe en lo que haces, no habrá nada ni nadie que te "derrote". Puede sonar a discurso facilón, pero es que es la realidad. Claro está, no es suficiente con la constancia, también es bueno y yo diría que indispensable, presentar proyectos acompañados de buenos dibujantes, porque los editores normalmente toman decisiones basándose primero en el aspecto visual de la obra. Si les gusta el dibujo, tienes casi el 80% del proyecto vendido. Importante también escuchar las críticas constructivas y tener gente ajena a tu núcleo familiar y de amigos, que puedan darte una opinión (siempre valorando el conocimiento que estas personas puedan tener en relación al cómic). Trabajar mucho, comenzar con historias cortas para ir puliendo el estilo, sentirse cómodo con lo haces y luego dar el salto hacia proyectos más ambiciosos, de mayor extensión. Publicar en fanzines y/o revistas (como El Arca de las Historietas, por ejemplo), que ofrezcan oportunidades de ver tu trabajo al alcance de los demás, pues no hay nada peor para un creador, para un autor, que no publicar nada, pues es como si no existieses. Eso también es bueno a la hora de engrosar el curriculum. Y, por último, cuando vayáis a presentar algún proyecto (siempre conjuntamente con algún dibujante, repito), estudiar un poco las editoriales a las que os queréis dirigir, por si ese proyecto encaja en su línea de edición o no. Os ahorrará respuestas negativas y esfuerzo innecesario por vuestra parte.

AC: No me siento muy capacitado para dar consejos a nadie, en general. Sí puedo hablar en función de mi experiencia (que tampoco es mucha). Estoy bastante de acuerdo con David en lo de la constancia. Al que quiera ser dibujante de cómics le diría: Si quieres dibujar cómics, entonces dibuja cómics y hazlo siempre, es de perogrullo sí, pero es así. Dibuja a pesar de todo. Persevera, sigue dándole. Da igual si a nadie le interesan tus dibujos. Da igual si te dicen "búscate un trabajo de verdad". Dibuja cuando estás con las musas en todo lo alto, pensando que tienes la mejor muñeca que ha parido madre y dibuja también cuando no das pie con bola y piensas "por qué carajo me he metido en esto si no tengo ni una pizca de talento". Dibuja para ti, para un fanzine, para sacar un cómic en crowdfunding, para la mayor editorial del mundo, para lo que sea... simplemente dibuja. Luego está el factor azar... algo de suerte tampoco va mal. Efectivamente, también hay que ser autocrítico y analizar tu trabajo en su justa medida, hay que ser capaz de revisar lo que haces y no quedarte sólo en que eres la mayor maravilla del mundo ni presentarse en comisaría voluntariamente porque crees que debe ser delito que una bazofia como tú, se haya dignado a plasmar su inmundicia en una hoja de papel. El problema es que juzgarse a uno mismo es difícil. En ese sentido, estoy de acuerdo con David, hay que salir de tu círculo de amigos y familiares, y mostrar tu trabajo a gente imparcial y, a poder ser, profesional que te dé su opinión por dura que esta sea. La objetividad a la hora de autocalificarse es, obviamente, imposible.

RC: Pues esta charla se ha acabado, amigos, daros las gracias por haberme permitido robaros parte de vuestro valioso tiempo y deciros que en breve pondré la consabida reseña de Mercury en Actualidad Cómic

AC: Gracias, Roberto. Un placer charlar contigo.

DB: Un abrazo, amigo.