09 marzo 2015

FURIA: MIS GUERRAS PERDIDAS


Hoy es día 9 de marzo así que como ya sabréis los habituales... toca reseña. La tercera tras Caballero Luna: De entre los muertos en enero y Cinder & Ashe en febrero. Siguiendo un poco la estela del genero bélico que toca esta última, quisiera recomendaros Furia: Mis guerras perdidas. En este caso el tomo 2 (hay 1 con los mismos autores, pero aún no me he podido hacer con ello). Editado por Panini bajo su sello 100% MAX, este ejemplar agrupa el material original correspondiente a los números #7 al #13 de Fury MAX. Estamos ante una joyita para los que gusten de las buenas historias de guerra, un paseo nada dulce de la mano de Garth Ennis, uno de los máximos exponentes a la hora de escribir este tipo de argumentos.

Ennis es conocido por ser el creador de Predicador, pero siempre ha manifestado ser un amante del cómic bélico desde que era muy joven. Eso le ha llevado a contar estas historias con un tono mucho más agreste que la mayoría de sus colegas coetáneos. Pero no es solo eso lo que destaca una vez más en la historia que nos cuenta Ennis aquí, no solo es la crudeza con que representa las miserias de la guerra, sea en Vietnam o en Nicaragua, ni la violencia verbal y física con que se expresan los que participan de ella. Es la sensación palpable de que no se aleja demasiado de lo que sucedió y sigue sucediendo en la realidad. El guionista irlandés nos muestra los entresijos detrás de cada conflicto. Los verdaderos intereses que llevan a masacrar pueblos enteros en nombre de la democracia. Eso sí que da miedo, porque si uno no vive ajeno a la realidad que vivimos día a día, sabe que no es una fabulación de un guionista de cómic. Otro punto a favor de la historia, es que Ennis nos muestra un Nick Furia alejado de lo que huela a SHIELD y todo por lo que ahora se le conozca. Nos presenta un veterano que no sabe vivir sin estar en el fregado, como un recluso que vuelve a delinquir para que lo metan a la cárcel porque ya no sabe vivir en libertad. Por ahí pasan además un joven Frank Castle apuntando maneras para convertirse en Punisher y un personaje inquietante como Barracuda, creado por Ennis y Parlov.

Goran Parlov es uno de los últimos descubrimientos que hice al comprar este tomo hace unos cuantos meses. Y la verdad es que estoy enamorado de su estilo, mezcla de la influencia de enormes talentos como Moebius, Jordi Bernet, Jijé, Ernesto García Seijas, Alex Toth o John Buscema. Es una gozada ver como se las apaña para lucirse y al mismo tiempo darle a la historia de Ennis justo lo que necesita en cada momento. Se nota que no es la primera colaboración de ambos, ya que mirando en sus carreras, entre 2006 y 2008 habían trabajado juntos al menos en una treintena de números de la colección The Punisher y en la miniserie de cinco números dedicada al mentado Barracuda. De Parlov estoy deseando pillar Starlight cuando haya edición española, porque visto en su día el primer número online me dejó maravillado. Volviendo a su papel en Furia: Mis guerras perdidas, es destacable lo que consigue con las expresiones de los rostros, dado que vemos a una serie de personajes fijos en diferentes épocas. Sus rostros se arrugan, se abotargan o consumen, pero siempre vemos los mismos demonios que a cada uno van consumiendo por dentro, y los pecados que acaban por pasar factura a un lado u otro de las zonas de conflicto. Si me pusieran hoy día en el brete de escoger cinco dibujantes que son para mí quintaesenciales, seguramente uno de esos cinco sería este croata.