09 noviembre 2015

ENDURANCE

ENDURANCE de Luis Bustos

Día 9 significa día de reseña. Este mes he elegido Endurance, de Luis Bustos, por dos razones fundamentales. Grosso modo se pueden enunciar en este primer párrafo introductorio: un excelente autor ante lo que era por entonces su trabajo más extenso, contando una historia épica de supervivencia a mayor gloria del hombre que encabezaba la expedición. El autor es Luis Bustos como he dicho antes, historietista madrileño del que recuerdo haber leído Rayos y Centellas en su día, mucho antes de llegar a Endurance. No sé dónde habrán ido a parar aquellos tres tebeos que contaban con guión de David Muñoz (autor del libreto de El Espinazo del Diablo junto a Antonio Trashorras, y uno de los guionistas a los que más sigo tanto en redes sociales como en su blog). El caso es que después de eso le perdí la pista a Bustos y no hace tanto me pude hacer con este tomo de Endurance, pero con la primera edición que Planeta sacó en 2009, no con la más reciente edición especial por el centenario de la expedición que organizó Ernest Shackleton. Éste y su viaje son el segundo de los motivos por los que he decidido compartir la reseña de esta obra con quién quiera que esté leyendo mi blog a estas alturas.

Curiosamente, una de las cosas por las que más se conoce a Shackleton y con la cual Bustos abre las primeras páginas, es el anuncio que colocó en el Times para reunir la tripulación que partiría a bordo del Endurance, el 8 de agosto de 1914 con destino a la bahía de Vahsel. Igual de curioso que yo mismo hiciera mi versión de dicha carta en este blog a comienzos de 2013, en busca de un compañero de viaje para una Antología Gótica que finalmente verá la luz el año que viene. Para el que no sepa nada de este personaje, Ernest Shackleton fue un aventurero mitad inglés, mitad irlandés, que compartió expediciones a la Antártida con otro célebre personaje como Robert Scott, que más tarde compitío codo a codo con el explorador noruego Roald Amundsen en la conquista del Polo Sur, y que finalmente emprendería la aventura de su vida con el objetivo de cruzar la Antártida de una punta a otra. Aquí es donde comienza la trama de Endurance, justo con los preparativos previos, alguna entrevista para los rotativos londinenses y el visto bueno de Churchill con el país metido ya en la Primera Guerra Mundial contra los alemanes.

Antes de firmar trabajos más recientes como Versus y posteriormente ¡García! (la cual ya recomendé en La cesta del mes #8), Bustos hizo en Endurance un trabajo realmente bueno en dos partes. Primero de documentación. Esto no lo he leído en ninguna entrevista que haya dado, si es que lo ha mencionado en alguna. Es una suposición que hago teniendo en cuenta que los detalles que ofrece, los nombres, la caracterización de los personajes... todo lo que aparece en las 171 páginas que contiene la historia desprende un trabajo de aúpa para contar con rigor lo sucedido en aquellos meses que transcurrieron hasta mayo de 1916. Pero lo bueno es que no se limita a actuar de biógrafo, lo cual de por sí sería la mar de interesante a tenor de lo que ocurrió en realidad. Bustos indaga sobre todo en la personalidad de Shackleton y algo menos en la de su tripulación. Como el primero intenta mantener el ánimo, el propio y el de los que están bajo su mando, hasta que la cosa se empieza a poner tan fea que solo la promesa de mantener la integridad de sus hombres, hace que Shackleton no tire la toalla y se venga abajo. La terquedad por mantener con vida a los que la han puesto en sus manos, se antepone con mucho al fracaso de no haber podido cruzar el continente helado de un lado a otro con el Endurance. Destacar como va alternando composiciones de página más clásicas, con otras que funcionan a favor de obra (la del reloj de arena, las que simulan las olas que mueven el buque a su antojo...) En definitiva, una obra recomendada para los que estén al tanto de la expedición de Shackleton, y muy recomendada para los que quieran saber de ella por primera vez.