14 octubre 2016

BUCKSON

Buckson1

Porque no solo de Sicarios se puede alimentar ESDCO, vamos con una reseña del último lanzamiento con el sello de Grafito Editorial. Se trata de Buckson, obra del andujareño afincado en Málaga, Víctor Araque. Se agradece la variedad de temáticas que nos podemos encontrar en el, cada más nutrido, catálogo de Grafito, y con Buckson giramos 180 grados respecto a la última obra que os reseñé aquí mismo: ¡Socorro! ¡¡Mi madre tiene Facebook!! Una primera lectura deja varios dejos con sabor al cine de David Cronenberg, sobre todo a eXistenZ. También me vino a la cabeza el Desafio Total de Verhoeven y en cuanto al planteamiento, a historias donde un hombre corriente se ve envuelto en un lío de tres pares de narices sin comerlo ni beberlo. Sin tener nada que ver con ellas en su desarrollo posterior, pero que os sirvan de ejemplo cintas como Con la muerte en los talones o Frenético. Ya sabéis que esto es muy subjetivo y es incluso probable que Víctor no reconozca en su obra estas influencias, pero es lo que a mí, personalmente me ha acabado llegando. Aparte de que no son para nada malas comparaciones, ¿no? Hay que recalcar lo de hombre corriente como característica del protagonista de Buckson, un joven llamado Yannick, anestesista sin trabajo especializado en “mutación sanitaria” para más señas. Este término incluye un instrumental orgánico parecido a unas garrapatas del tamaño de una mascota, los bucksons que dan nombre a la historia. El problema es que uno de sus clientes está en la cúspide de un clan mafioso, y su operación será el comienzo de una pesadilla muy real para Yannick, pero también de una trepidante persecución donde no hay cortapisas a la hora de mostrar crudamente lo que va sucediendo.

Buckson2

Metiéndonos en el trabajo de su autor, el estilo de Víctor Araque es muy personal. Al principio puede costar un poco a los que estéis acostumbrados a un aspecto gráfico más convencional. No es mi caso, así que lo he disfrutado mucho. El aspecto de los personajes es el idoneo para la historia que él mismo ha ideado. Mención aparte merecen los diseños, tanto de los artilugios y vehículos, como de los propios bucksons, a los que se les coge una extraña mezcla de asco y ternura a partes iguales. He leído que Victor ha tardado tres años para hacer esta obra, pero la espera ha merecido la pena. Se nota el mimo y cuidado que hay en todos los detalles. No me puedo olvidar del color, en el que su autor señala la importancia de la ayuda recibida por su compañera Rocío Estepa. Si queréis ver más cosas que ha hecho, así como estar al día de lo que vaya colgando a partir de ahora, podéis clicar en este enlace que os lleva hasta su blog.

Buckson3

Por último, y como es ya habitual, no se puede dejar de destacar la cuidada edición de Grafito con los extras que vienen con sus productos. Que si una guía para entender un poco de donde vienen los buckson, porqué se llaman así y cómo funcionan en manos expertas; que si una pequeña tira donde se cuenta una anécdota que luego se menciona en páginas interiores; que si una lámina con dos ilustraciones que podían haber acabado siendo la portada definitiva. En fin, los habituales detalles que el sello valenciano tiene con sus lectores, y que, estoy convencido que acaban por ser la guinda de un pastel que ya de por sí está rico, pero que con esos complementos acaba por tomar la delantera de publicaciones de similar corte. No puedo cerrar esta reseña sin avisar que la residencia de Víctor en Málaga, va a permitir que haga una presentación en Comic Stores el sábado 22 a las 18:00. ¿Y quién va a hacer las veces de maestro de ceremonías? Correcto, el que suscribe. Es de lo poco que me quedaba ya por hacer en relación con presentaciones y eventos, así que si queréis ver mi debut en este rol ya sabéis, os esperamos.