28 diciembre 2015

LO QUE FUE EL 2015


Última entrada del año en lo que se ha convertido ya en un clásico de ESDCO desde que empecé a hacerlo en 2012. Miro ahora aquellos proyectos que estaban en marcha, de los cuales solo se ha acabado convirtiendo en realidad (al menos de momento) Sicarios. Era una de mis mejores bazas entonces y el tiempo y esfuerzo que Ertito Montana y servidor le han dedicado, ha acabado por darnos la razón. 2015 ha sido el año de Phil y Riot. Decirlo a toro pasado sería jugar con ventaja, pero es que ya en Lo que fue el 2014 estaba convencido que así sería. En diciembre de ese año ya sabíamos que Sicarios #1 en su versión inglesa formaría parte de Aces Weekly Vol. 14. Pero es que eso fue el espaldarazo que nos hacía falta para lanzarnos a editarnos bajo el sello de Zona 00 Comics. Primero en digital con los dos primeros números, y a comienzos de octubre la ansiada edición en papel de Sicarios #1: Olmito. He de decir que han sido algo más de tres meses de alegrías cada vez que alguien ha comprado un ejemplar, lo ha leído y nos ha transmitido su entusiasmo; cada vez que otros autores nos han dado su respaldo con ánimos, felicitaciones, y sus particulares versiones de los protagonistas; cada vez que he preguntado a alguno de los amigos libreros que han tenido a bien vender ejemplares en sus tiendas, y me han dicho que se estaba vendiendo bien; cada vez que alguno me ha preguntado que para cuándo el segundo número. Solo tenemos palabras de gratitud para todos vosotros y la promesa de que seguiremos intentando subir el listón en las siguientes entregas. Por lo pronto, el Sicarios #2: Stranded in the desert, que ha ido saliendo en el último tramo de 2015 dentro de Aces Weekly Vol. 19, tendrá su edición en papel a lo largo del primer trimestre de 2016.


Otras publicaciones de este año que se acaba, han sido para dos de las revistas en las que suelo participar desde hace tiempo. Dentro de la Revista Cthulhu #13, bajo el especial dedicado a Ray Bradbury, formé equipo una vez más con César Herce aka Caesar, para parir una versión del clásico El hombre del cohete, bajo el nombre de La última misión. Ni qué decir tiene que como todo hijo de vecino, uno se siente más cómodo con determinados dibujantes y yo no escondo mis preferidos. César es uno de ellos. Otro que está dentro de ese grupo es Juan Albarran, con quién había hecho hace tiempo una historia llamada 16 Cuerdas, que ya anunciaba incluso en Lo que fue el 2013, pero que pasó de aparecer en el primer número a publicarse en El Arca de las Historietas #3.


Precisamente junto a Juan tuve la suerte este año de participar en el Silent Manga Audition Contest 04, concurso donde competimos con una historia llamada Gurōbu (podéis leerla al completo clicando aquí), y que nos permitió llegar hasta la penúltima ronda, quedando entre los 51 mejores en nuestra primera participación. Un éxito que nos ha dejado con ganas de más, así que para la quinta edición ya estamos pergeñando una nueva historia sin diálogos.

Uno de los aspectos que he empezado a paladear con gusto en 2015 es mi faceta de divulgador, tanto desde ESDCO, donde he empezado a incluir nuevas secciones periódicas como las Reseñas mensuales y La cesta del mes, como con algunas charlas dadas en Comic Stores o Fnac. Espero poder seguir en la misma línea en 2016.

Lo que parece estar aparcado hasta poder disponer del tiempo suficiente es el tema de la narrativa. Había prometido dedicarme a un nuevo libro desde comienzos de año, pero el promedio de sacar obra cada dos años desde 2009 se romperá con la llegada de las campanadas el próximo jueves.

Para terminar, daros las gracias a los que os tomáis un rato en leer estas entradas (a veces más largas de lo que debiera), y desearos que en este año que está a punto de comenzar todos vuestros proyectos lleguen a buen puerto.

2 comentarios:

CAESAR dijo...

Este 2@16 agárrate compañero...que vienen curvas!!!

Roberto Corroto Cuadrado dijo...

Las curvas con un buen copiloto son menos curvas ;-)